9 acciones para ahorrar y cuidar el medio ambiente

acciones para ahorrar y cuidar el medio ambiente

Con sencillos cambios en el estilo de vida y algunas modificaciones a instalaciones es posible tener un hogar amable con el ambiente y con la economía familiar.

Maestría en Responsabilidad Social

Al hacer una ambiente sustentable se puede llevar una vida que satisfaga las necesidades y con la que se colabore a que no se terminen los recursos naturales.

Sigue estos nueve pasos para tener una casa sustentable y mejorar tu economía:

1. Mucha luz, pocos pesos

Para reducir el consumo de energía eléctrica y, por tanto, el pago por este servicio, hay diversas opciones. Cambiar los focos tradicionales por ahorradores (luz led) es una de ellas. Cada lámpara led para habitaciones pequeñas cuesta entre 50 y 100 pesos (las convencionales, alrededor de 20 pesos), pero consumen hasta 80% menos energía y son de mayor duración. 

2. Desconectar todo

Es recomendable adquirir electrodomésticos de bajo consumo de watts. Por ley, todos los aparatos deben indicar en sus empaques el gasto energético que generan: elige el menor. Una de las estrategias más prácticas y efectivas es utilizar multicontactos, pues al salir de casa sólo se desconecta un enchufe y automáticamente todos los dispositivos detienen su gasto de energía, pues siguen consumiendo al dejarlos conectados. 

3. Genera tu energía

Actualmente, existen paneles solares que ahorran hasta 95% el gasto de electricidad. Éstos se colocan en el techo y proveen de energía a toda la casa; sin embargo, también envían cierta cantidad a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para que ésta la almacene y la devuelva durante la noche o en días nublados, pero sin cobrar por ella. Cuando se termina lo acumulado, la comisión manda energía propia y entonces sí la cobra.

En casas de tamaño mediano y con cinco habitantes, la inversión en paneles es de alrededor de 50,000 pesos; no obstante es redituable, al llegar los siguientes recibos de luz con monto mínimo o nulo, según sea el gasto.

4. ¿Mucho calor?

En épocas del año en que las casas son muy frías o muy calientes es común utilizar sistemas de calefacción o enfriamiento; no obstante, para ahorrar la energía que éstos utilizan es mejor hacer cambios en las estructuras del edificio. Por ejemplo, si estás por construir, elige materiales como el adobe, que además de ser más económico que el cemento, también es resistente y tiene alta inercia térmica, es decir, que cuando hay acumulación de calor no lo deja pasar al interior de la casa y sólo lo radía cuando la temperatura es fría.  Asimismo, existen materiales que aislan la temperatura exterior para que no afecte el hogar, como placas de lana mineral para las paredes y fibra de vidrio para los techos. 

5. Cuando calienta el sol

Hoy en día es común ver en las azoteas cilindros horizontales que a su vez tienen otros tantos conectados a él de forma perpendicular y con dirección al piso. Son calentadores solares. Éstos tienen un costo de compra hasta 60% más alto que un calentador tradicional para el baño (mejor conocido como boiler), pero a mediano plazo reduce de forma importante el gasto en gas.

Su eficiencia es buena, incluso, en días nublados y en la noche, pues están acompañados de termotanques aislados que conservan el agua a temperatura alta.

6. Ahí viene la lluvia

La cosecha del agua de lluvia es cada vez más común en casas y fábricas. Por ejemplo, en las azoteas se instalan sistemas de conducción (como techos con leves inclinaciones) que dirigen el agua pluvial a una coladera; de ahí a un equipo de filtrado y en seguida a un tinaco o cisterna que la dispensa al escusado y a ciertas llaves del hogar. El precio de un sistema como este es económico, pero varía mucho dependiendo del volumen de agua que se pretenda acumular.

7. Cambia el grifo

Otra de las formas de cuidar el agua y ahorrar en el pago de este recurso es cambiar los muebles de baño y los grifos. Por ejemplo, las regaderas y llaves actuales son fabricadas con menos orificios que hace 20 años, para que así se controle el volumen de agua que expulsan. Igualmente sucede con los escusados, que a la fecha ya descargan distinta cantidad de líquido dependiendo el tamaño de la materia que haya que
desechar. Estos accesorios tienen precios variados en tiendas de autoservicio; sin embargo, ahorran considerablemente el gasto de agua en la casa. 

8. ¿Agua fría?

Uno de los errores más frecuentes se comete a la hora de la ducha: dejar que el agua de la regadera caiga a la coladera mientras alcanza la temperatura deseada. En ese lapso se desperdician muchos litros de agua. La solución es poner una cubeta para recolectarla y después utilizarla en el escusado, para lavar el patio, bañar al perro o limpiar el auto.

9. ¿Se acabó el gas?

La producción y el uso de combustibles generan un importante daño al medio ambiente. Para disminuirlo y, por supuesto, para reducir el pago por este servicio, es posible cambiar las estufas de gas por unas que utilicen electricidad y seguir todos los pasos de ahorro en energía.

Hipoteca verde

Al solicitar un crédito al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit) –ya sea para adquirir un inmueble nuevo o usado, o para remodelar el actual–, éste agrega un monto extra llamado Hipoteca Verde, que debe destinarse a la instalación de accesorios que ahorren luz, agua y gas, como calentadores solares, aislantes térmicos, llaves, focos e inodoros ahorradores.

De acuerdo con la página web del instituto, la cantidad de dinero otorgada se determina con base en el salario del solicitante; sin embargo, el préstamo se paga solo gracias a que ahorra en el pago por servicios a partir de los cambios. Es decir, no genera un gasto extra para la familia.

Inversión

Modificar instalaciones de agua (filtros y cambio de grifos y aditamentos de baño), electricidad (instalación de paneles solares) y gas (calentador solar) en una casa de tamaño mediano y con cuatro habitantes es alrededor de 100,000 pesos; sin embargo, el pago por dichos servicios reducirá más de 50%. En tres años, aproximadamente, se pagaría la inversión y el ahorro continuará presente.

Fuente: Dinero en Imagen