El mundo necesita entrar en una economía circular

economia circular modelo economico del futuro

Según algunos expertos, la economía circular es el modelo económico del futuro. Nuestro modelo económico actual es lineal, esto quiere decir que se extraen materiales para manufacturar productos que terminan por desecharse.

Según Ida Auken, miembro del parlamento danés y antigua ministra del Medio Ambiente, se trata de un modelo que desperdicia recursos y produce daño al ambiente. Cuando en 2030, afirma, 3,000 millones de personas de los países en desarrollo lleguen a la clase media, este modelo económico será incapaz de satisfacer sus demandas.

Maestría en Responsabilidad Social

La economía circular consiste, por el contrario, en separar el crecimiento del consumo irrefrenable de recursos mediante la producción de productos más fáciles de reutilizar y cuidar que los insumos usados sean reciclables y/o biodegradables.

Por el momento, esta doctrina económica no se ha implementado adecuadamente en el mundo, pero cabe preguntarnos qué clase de negocios habría en un mundo semejante. La mitad de la respuesta a esta pregunta es bastante obvia: se manufacturarían productos de mayor durabilidad, con insumos y procesos productivos amigables con el medio ambiente y habría una cultura de consumo que piense primero en reparar un producto dañado antes que en tirarlo y reemplazarlo.

La segunda mitad de la respuesta no es tan obvia. Ida Auken piensa que se trataría de economías con empresas más centradas en servicios que en productos. Si necesitas transportarte, en lugar de adquirir un auto o una bicicleta, lo natural sería rentar una.

Sin duda, el panorama económico sería muy distinto del actual, con empresas orientadas más a dar servicios que a vender productos. Además, las industrias del reciclaje y la reparación crecerían a niveles nunca antes vistos.

De momento no sabremos si esto será o no una realidad. Pero es un hecho que hay un panorama enorme abierto para la creatividad y el desarrollo de nuevos tipos de servicio. Así que, ¡a imaginar!, para luego hacerlo realidad.

Fuente: El Contribuyente

¡Mantente al día!

Recibe en tu correo las últimas noticias, artículos de expertos y convocatorias.
¡Sí quiero estar al día!
Suscribirme