Emprendedor social convierte la maleza en energía

dertek emprendimiento social energia biocombustible hugerilla jonatan hernandez

¿La maleza no sirve para nada? Este emprendedor de DerTek la convierte en energía a partir de la higuerilla que es una especie que se encuentra ampliamente distribuida en México.

Doctorado en Innovación y Responsabilidad Social

Jonatan Hernández, con tan solo 26 años, renunció a su trabajo en una importante empresa de la industria química hace 19 meses para perseguir su sueño y hacer realidad su empresa, Dertek.

Y es que Jonatan es un emprendedor nato. Pasó de vender dulces en su infancia a tamales en su adolescencia, hasta cremas corporales como parte de un proyecto en su universidad, para finalmente fundar su propia empresa enfocada en la creación de biocombustible a partir de higuerilla.

La higuerilla, de la cual se extrae el aceite de ricino o castor, es una especie que se encuentra ampliamente distribuida en México, es rústica y se adapta a diversas condiciones climáticas, por lo que también se considera como maleza, aunque esta propiedad es una ventaja para Dertek, pues la planta no representa mucho cuidado en su cultivo ni es utilizada dentro de la industria alimenticia.

Lo anterior la hace ideal para el propósito de Dertek, y es que la clave de la economía de la producción del biodiesel se encuentra en la disponibilidad de las materias primas utilizadas.
 

Cómo crean impacto en la creación de biocombustibles

Hay un triple impacto en el modelo: la generación de empleos en el campo, uno de los sectores más vulnerables, reducción de emisiones de CO2 y generación de energía renovable.

A diferencia de otras empresas dedicadas a la producción de biocombustible, el valor agregado de Dertek se centra, precisamente, en el impacto social: “por cada mil litros de biocombustible, se generan tres empleos indirectos en el campo”, señaló Jonatan.

El ingeniero químico industrial egresado del IPN comentó que su empresa tiene trato directo con los productores de higuerilla, pues ellos no compran a través de intermediarios o “coyotes” como suele ser.

Pero no toda la parte social de su empresa se centra en el empleo a campesinos. “Estamos desarrollando un esquema en el cual 20% de las utilidades que se generen, las vamos a llevar a los productores a través de proyectos productivos como comedores comunitarios”, señaló.

Para no desperdiciar nada de la materia prima, Dertek aprovecha también el bagazo de la planta para generar productos orgánicos como glicerina, abono y plaguicidas que se comercializan a agricultores y a empresas de cosméticos.

Actualmente Dertek genera empleo directo a 1,217 productores y trabajo indirecto a 3,500 personas más en sus dos primeros años de vida.

Al momento de hacer el proyecto siempre dijimos: ‘vamos a fabricarlo (el biocombustible) con algo que no compita con el sector alimenticio’, la razón principal de eso es que yo no me imagino y no concibo que una tonelada de maíz se destine a hacer biocombustible y no a alimentar”, explicó.

Sin embargo, ante comentarios adversos como “desaprovechar tierra que se pudo haber cultivado para alimentos”, Jonatan y su equipo decidieron hacer cultivo intercalado en tierras ociosas (que no se cultivan), tierras poco productivas (con pocos nutrientes) y tierras productivas.

En la misma unidad de tierra obtenemos alimento o el cultivo que ellos tengan e higuerilla”.
 

Retos en la creación de energía a través de la maleza

Para Jonatan el mayor reto que se vive en su industria es el miedo al cambio. “(Las personas) oyen la palabra ‘biocombustible’ y se espantan, piensan que les va a dañar la máquina o afectar el motor”, por lo que –señaló- también es complicado crear “un modelo de producción rentable”.

Dertek planea a corto plazo cerrar los dos millones de litros de biocombustible al mes, crecer en número de hectáreas, replicar el modelo en otros estados, como Jalisco y Yucatán –ideales para la producción de higuerilla-, y a largo plazo producir turbosina a gran escala.

Por ahora la empresa está enfocada en cerrar el año con 6 clientes (con 500,000 litros cada uno) para la fase de prueba, pues ya ha producido (y vendido) un millón de litros de biodiesel a compañías con las cuales ha logrado reducir 423 toneladas de CO2 y un ahorro de hasta 80 centavos/litro al cliente final.

Además, al día de hoy ha recibido apoyo por parte de la SAGARPA para establecer 2,157 hectáreas de Higuerilla y una planta de biodiesel en Oaxaca. Este proyecto generará 6,474 empleos en el campo y 9 empleos en la planta productora.

Fuente: Dinero en imagen