Microsoft eliminará más carbono del que emite para 2030

Microsoft eliminará más carbono del que emite para 2030: El consenso de los científicos es claro. El mundo enfrenta un urgente problema de carbono. El carbono en nuestra atmósfera ha creado una manta de gas que atrapa el calor y ha comenzado a cambiar el clima del mundo. La temperatura del planeta ya se ha elevado un grado centígrado. Si no frenamos las emisiones y las temperaturas continúan su escalada, la ciencia nos dice que los resultados serán catastróficos.

Microsoft eliminará más carbono del que emite para 2030

Como ha concluido la comunidad científica, la actividad humana ha liberado más de 2 billones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero hacia la atmósfera de la Tierra desde el inicio de la Primera Revolución Industrial a mediados de los años 1700. Más de tres cuartos de esto son dióxido de carbono, con la mayoría de este carbono emitido desde mediados de la década de los cincuenta. Esto es más carbono del que la naturaleza puede reabsorber y cada año, la humanidad bombea más de 50 mil millones de toneladas métricas de gases adicionales de efecto invernadero al aire. Este no es un problema que dure algunos años o incluso una década. Una vez que el carbono ingresa a la atmósfera puede tomar miles de años en disiparse.

Maestría en Responsabilidad Social

Los expertos mundiales en clima concuerdan en que el mundo debe tomar acciones urgentes para disminuir las emisiones. En última instancia, debemos llegar a las emisiones “netas nulas”, lo que significa que la humanidad debe eliminar tanto carbono como emita cada año. Esto tomará enfoques agresivos, nueva tecnología que hoy todavía no existe e innovadoras políticas públicas. Es una meta ambiciosa – e incluso audaz-, pero la ciencia nos dice que es una meta de importancia fundamental para cada persona viva hoy y para cada generación que seguirá.

Microsoft: Negativo en carbono para 2030

Mientras que el mundo necesitará llegar a neto nulo, aquellos de nosotros que podemos permitirnos el lujo de movernos más rápido e ir más lejos deberíamos hacerlo. Es por eso que anunciamos una ambiciosa meta y un nuevo plan de reducir y en última instancia eliminar la huella de carbono de Microsoft.

Para 2030, Microsoft eliminará sus emisiones de carbono, y para 2050 la compañía eliminará del ambiente todo el carbono que ha emitido ya sea de manera directa o por consumo eléctrico desde que fue fundada en 1975.

Reconocemos que ese progreso requiere no sólo una meta ambiciosa sino un plan detallado. Como se describe a continuación, hoy lanzamos un agresivo programa para reducir nuestras emisiones de carbono en más de la mitad para 2030, tanto para nuestras emisiones directas y para toda nuestra cadena de suministro y de valor. Vamos a financiar esto en parte a través de expandir nuestra tarifa interna de carbono, en vigor desde 2012 y aumentada el año pasado, para comenzar a cobrar no sólo emisiones directas, sino aquellas de nuestras cadenas de valor y de suministro.

Microsoft eliminará más carbono del que emite para 2030

También vamos a lanzar una iniciativa para utilizar tecnología Microsoft para ayudar a nuestros proveedores y clientes alrededor del mundo a reducir sus propias huellas de carbono y un nuevo fondo de innovación climática para acelerar el desarrollo global de tecnologías de reducción, captura y eliminación de carbono. A partir de 2021, también haremos de la reducción de carbono un aspecto explícito de nuestros procesos de adquisición para nuestra cadena de suministro. Nuestro progreso en todos estos frentes será publicado en un nuevo Reporte Anual de Sustentabilidad Ambiental que detallará nuestra jornada de impacto y reducción de carbono. Y, por último, todo este trabajo será apoyado por nuestra voz y fomento para apoyar las políticas públicas que acelerarán las oportunidades de reducción y eliminación de carbono.

Tomar un enfoque de principios

Donde sea que abordemos una nueva y compleja cuestión social, primero nos esforzamos por aprender y luego definir un enfoque de principios que guíe nuestros esfuerzos. Esto ha sido fundamental para nuestra labor alrededor de la protección de la privacidad y el desarrollo ético de la inteligencia artificial, y es el enfoque que también hemos tomado para perseguir nuestras agresivas metas de carbono

Bases en la ciencia y las matemáticas. De manera continua, vamos a basar nuestro trabajo en las mejores ciencias disponibles y las matemáticas más precisas, como lo describimos más adelante.
Tomar la responsabilidad de nuestra huella de carbono. Vamos a tomar la responsabilidad de todas nuestras emisiones, para que en 2030 podamos reducirlas a más de la mitad y eliminar más carbono del que emitimos cada año.
Invertir en nuevas tecnologías de reducción y eliminación de carbono. Vamos a implementar mil millones de dólares de nuestro propio capital en un nuevo Fondo de Innovación Climática para acelerar el desarrollo de las tecnologías de reducción y eliminación de carbono que nos ayudarán a nosotros y al mundo a tener cero emisiones de carbono.
Impulsar a los clientes alrededor del mundo. Tal vez lo más importante, vamos a desarrollar e implementar tecnología digital para ayudar a nuestros proveedores y clientes a reducir sus huellas de carbono.
Garantizar transparencia efectiva. Vamos a publicar un Reporte Anual de Sustentabilidad Ambiental que brinda transparencia sobre nuestro progreso, basado en fuertes estándares globales de reporteo.
Utilizar nuestra voz en asuntos de políticas públicas relacionadas con carbono. Vamos a apoyar nuevas iniciativas de políticas públicas para acelerar las oportunidades de reducción y eliminación de carbono.
Enlistar a nuestros empleados. Reconocemos que nuestros empleados serán nuestro mayor recurso en el avance de la innovación y vamos a crear nuevas oportunidades para permitirles contribuir a nuestros esfuerzos.

Bases en la ciencia y las matemáticas

Es vital que nuestro trabajo como compañía para hacer frente a los problemas del carbono se mantenga basado en los continuos avances científicos y en un apoyo preciso en los conceptos matemáticas básicos pero fundamentales involucrados. Y esto es cierto para todos nosotros como consumidores individuales y de manera más amplia para la comunidad de negocios.

En algunos aspectos, la situación es sencilla. Como se muestra en el gráfico a continuación, los avances en prosperidad humana, medidos por el crecimiento del PIB, están ligados de manera intrínseca al uso de la energía. Esto es cierto para el futuro y para pasado. Si vamos a continuar con la creación de oportunidades y prosperidad económica, es probable que requiera aún más el energía. Esto es verdad en todo el mundo, y es tal vez en especial cierto entre las economías en desarrollo del mundo, que merecen una oportunidad de alcanzar el nivel de prosperidad que hay en naciones más industrializadas.

Por más de dos siglos, y en especial desde la década de los cincuenta, el desarrollo económico ha requerido una cantidad cada vez mayor de emisiones de carbono. Esto es parte del pasado que necesitamos cambiar. En resumen, necesitamos utilizar más energía mientras reducimos nuestras emisiones de carbono.

La importancia de este problema se ve subrayada por los avances en la investigación científica durante los últimos años. Estos descubrimientos aclaran que tanto la temperatura promedio en el planeta se ha incrementado un grado Celsius durante los últimos 50 años y que las emisiones de dióxido de carbono han sido el principal impulsor de esto y de este incremento en la temperatura. De hecho, si fallamos en cambiar de manera rápida y sustancial, hay un alto riesgo de que las temperaturas promedio se incrementen entre uno y cuatro grados Celsius para el fin de este siglo. Y el impacto de tal incremento de temperatura sería catastrófico.

Una gran parte de este desafío es que como sociedad no nos hemos comprometido lo suficiente para reducir emisiones. Una conclusión a la que hemos llegado es que todos necesitamos aprender – y tomar en serio – la “matemática del carbono”. Estos son los conceptos matemáticos básicos que son importantes para entender cómo se aplica el problema del carbono para enseñarnos, ya sea como individuos, familias, negocios u otras organizaciones.

Un aspecto de esto es relativamente simple pero muy importante. Los científicos tienen en cuenta las emisiones de carbono al clasificarlas en tres categorías, o “ámbitos”.

Las emisiones del ámbito 1 son las emisiones directas que crean sus actividades – como el escape del auto que conducen, o para un negocio, los camiones que conducen para transportar sus productos de un lugar a otro o los generadores que utilizan.
Las emisiones del ámbito 2 son las emisiones indirectas que vienen de la producción de electricidad o calor que utilizan, como las fuentes tradicionales de energía que alumbran su hogar o la energía de los edificios propiedad de un negocio.
Las emisiones del ámbito 3 son las emisiones indirectas que vienen de todas las otras actividades en las que se involucran, incluidas las emisiones asociadas con la producción de los alimentos que comen, o la fabricación de los productos que compran. Para un negocio, estas fuentes de emisión pueden ser extensas y deben tomarse en cuenta para toda su cadena de suministro, los materiales en sus edificios, los viajes de negocios de sus empleados, y todo el ciclo de vida de sus productos, incluida la electricidad que sus clientes podrían consumir cuando utilizan el producto. Dado este rango tan amplio, las emisiones del ámbito 3 de una compañía son a menudo mucho más grandes que las emisiones del ámbito 1 y 2 juntas.

Esto deja claro que necesitamos medir todos los tres ámbitos. En Microsoft, esperamos emitir 16 millones de toneladas métricas de carbono este año. De este total, alrededor de 100 mil son emisiones del ámbito 1 y alrededor de 4 millones son emisiones del ámbito 2. Los 12 millones de toneladas restantes caen en el ámbito 3. Debido al amplio rango de las actividades del ámbito 3, este porcentaje más alto del total es probable que sea típico para la mayoría de las organizaciones.

Existe otro aspecto de la matemática de carbono que también es esencial. Este es la diferencia entre ser “neutral en carbono” y ser “neto nulo”. Aunque suenan familiares, de hecho, son diferentes.

Dado el uso común, las compañías suelen decir que son “neutrales en carbono” si compensan sus emisiones con pagos ya sea para evitar una reducción en las emisiones o eliminar el carbono de la atmósfera. Pero estas son dos cosas diferentes. Por ejemplo, una manera de evitar una reducción en emisiones es pagar a alguien para que no tale árboles en la tierra que posee. Esto es algo bueno, pero en efecto paga a alguien para que no haga algo que pudiera tener un impacto negativo. No lleva a plantar más árboles que podrían tener un impacto positivo al eliminar el carbono.
En contraste, “neto nulo” significa que una compañía en verdad elimina tanto carbono como emite. La razón por la que la frase es “neto nulo” y no sólo “nulo” es debido a que todavía hay emisiones de carbono, pero estas son iguales a la eliminación de carbono. Y “negativos en carbono” significa que una compañía elimina más carbono del que emite cada año.

Mientras en Microsoft hemos trabajado fuerte para ser “neutrales en carbono” desde 2012, nuestro trabajo reciente nos ha llevado a concluir que esta es un área en la que estamos mucho mejor servidos por la humildad que por el orgullo. Y creemos que esto es cierto no sólo para nosotros, sino para cada negocio y organización en el planeta.

Como la mayoría de las compañías neutrales en carbono, Microsoft ha conseguido la neutralidad en carbono de manera principal al invertir en compensaciones que de manera primaria evitan las emisiones en lugar de eliminar el carbono que ya ha sido emitido. Es por eso que hemos comenzado a cambiar nuestro enfoque. En resumen, ser neutral no es suficiente para hacer frente a las necesidades del planeta.

Si bien es imperativo que continuemos evitando las emisiones, y estas inversiones se mantienen importantes, vemos una necesidad aguda de comenzar a eliminar el carbono de nuestra atmósfera, lo que creemos puede ayudar a catalizar a través de nuestras inversiones.

Además, hemos identificado otra deficiencia que nosotros y muchas otras compañías necesitamos superar. De manera histórica, en Microsoft nos hemos enfocado en las emisiones de los ámbitos 1 y 2, pero aparte de los viajes de los empleados, no hemos calculado de manera tan meticulosa nuestras emisiones del ámbito 3. Es por eso que nos comprometemos a ser negativos en carbono en los tres ámbitos para 2030.

Tomar responsabilidad sobre nuestra huella de carbono

Basados en esta ciencia y matemáticas, hoy lanzamos un agresivo plan para reducir nuestras propias emisiones de carbono. Este plan cuenta con tres amplios componentes.

En primer lugar, reduciremos nuestras emisiones de los ámbitos 1 y 2 a casi cero para mediados de esta década a través de los siguientes pasos:

Para 2025, pasaremos al suministro del 100 por ciento de energía renovable, lo que significa que vamos a tener acuerdos de adquisición de energía para energía verde, contratados para el 100 por ciento de la electricidad de emisión de carbono consumida para todos nuestros centros de datos, edificios y campuses.
Vamos a electrificar nuestra flotilla de global de vehículos de operaciones del campus para 2030.
Vamos a buscar la certificación International Living Future Institute Zero Carbon y la certificación LEED Platinum para nuestro campus en Silicon Valley y nuestros proyectos de Modernización del Campus de Puget Sound.

Segundo, vamos a reducir nuestras emisiones del ámbito 3 en más de la mitad para 2030 a través de nuevos pasos, que incluyen los siguientes:

En julio de 2020, vamos a comenzar a reducir de manera gradual nuestro impuesto interno de carbono para cubrir nuestras emisiones del ámbito 3. En la actualidad, esta tarifa es de 15 dólares por tonelada métrica y cubre nuestras emisiones de los ámbitos 1 y 2, además de las emisiones de viaje del ámbito 3. A diferencia de otras compañías, nuestro impuesto interno de carbono no es una “tasa de sombra” que es calculada pero no es cobrada. Nuestra tasa es pagada por cada división en nuestro negocio con base en sus emisiones de carbono y los fondos son utilizados para pagar mejoras en sustentabilidad.

A partir de julio de 2020, todas nuestras divisiones de negocio también pagarán una tarifa interna de carbono para todas sus emisiones del ámbito 3. Vamos a comenzar a un precio por tonelada más bajo que nuestra tarifa actual para otras emisiones, pero vamos a hacer graduales los aumentos con el tiempo hasta que tonas nuestras emisiones de los alcances 1, 2 y 3 sean cobradas a la misma tasa. Esto aumentará los incentivos a través de la compañía para reducir todas las emisiones del ámbito 3 y financiará el trabajo añadido para reducir nuestras propias emisiones del ámbito 3 e invertir en actividades de eliminación de carbono.

Para julio de 2012, vamos a comenzar a implementar nuevos procesos y herramientas de adquisición para habilitar e incentivar que nuestros proveedores reduzcan sus emisiones de los ámbitos 1, 2 y 3. Vamos a trabajar con nuestros proveedores para implementar reportes consistentes y precisos, y para perseguir medidas efectivas para avanzar en objetivos basados de manera científica.

Tercero, para 2030 Microsoft eliminará más carbono del que emite, lo que nos pone en camino de eliminar, para 2050, todo el carbono que la compañía ha emitido ya sea de manera directa o por consumo eléctrico desde que fue fundada en 1975. Vamos a conseguir esto a través de un portafolio de tecnologías de emisión negativa (NET, por sus siglas en inglés) que de manera potencial incluyen forestación y reforestación, secuestro de carbono del suelo, bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCs, por sus siglas en inglés) y captura directa de aire (DAC).

Microsoft conformará este portafolio de eliminación de carbono de manera anual al evaluar los atributos NET pertenecientes a cuatro criterios: (1) escalabilidad; (2) asequibilidad; (3) disponibilidad comercial y (4) verificabilidad. Dado el estado actual y precio de la tecnología, nos vamos a enfocar en un inicio en soluciones basadas en la naturaleza, con la meta de cambiar a soluciones basadas en la tecnología ahora y para 2050, cuando sean más viables.

Invertir en nueva tecnología para reducción y eliminación de carbono

Resolver los problemas de carbono de nuestro planeta requerirá de tecnología que no existe hoy. Es por eso que una significativa parte de nuestro esfuerzo implica poner el balance de Microsoft a trabajar para estimular y acelerar el desarrollo de la tecnología de eliminación de carbono. Nuestro Fondo de Innovación Climática se comprometerá a invertir mil millones de dólares durante los próximos cuatro años en nuevas tecnologías y en expandir el acceso a capital alrededor del mundo a personas que trabajan para resolver el problema. Entendemos que esto es sólo una fracción de la inversión requerida, pero nuestra esperanza es que estimule a más gobiernos y compañías a invertir también en nuevas maneras.

De manera primaria vamos a desplegar este capital en dos áreas: (1) para acelerar el desarrollo continuo de tecnología al invertir en financiación de proyectos y deuda; y (2) invertir en nuevas innovaciones a través de capital y capital de deuda.

Enfocaremos nuestro financiamiento en inversiones que estén basadas, de manera primaria, en cuatro criterios: (1) estrategias que tienen la perspectiva de impulsar una descarbonización significativa, la resiliencia climática, u otros impactos sustentables; (2) impacto adicional en el mercado en acelerar las soluciones actuales y potenciales; (3) relevancia para Microsoft al crear tecnologías que podemos utilizar para hacer frente a nuestra deuda climática no pagada y las emisiones futuras; y (4) consideración de equidad climática, incluso para las economías en desarrollo.

Además de este nuevo financiamiento, vamos a continuar con la inversión en proyectos de monitoreo y modelado de carbono a través de nuestro programa AI for Earth, que ha crecido en los últimos dos años para apoyar a más de 450 beneficiarios a través de más de 70 países.

Impulsar a los clientes alrededor del mundo

Creemos que la contribución más importante de Microsoft para la reducción de carbono no vendrá sólo de nuestro propio trabajo sino de ayudar a nuestros clientes alrededor del mundo a reducir sus huellas de carbono a través de nuestros aprendizajes y con el poder de la ciencia de los datos, la inteligencia artificial, y la tecnología digital. Para muchos clientes, la sustentabilidad es ya una parte central de sus negocios, mientras otros apenas han comenzado su trabajo para mitigar su impacto de carbono. Sin importar en qué parte de su jornada se encuentren las organizaciones, estamos comprometidos en ser de ayuda.

Un mejor seguimiento del carbono inicia con la creación de una mayor transparencia sobre el impacto de carbono en servicios y productos. Hoy lanzamos una nueva herramienta, Microsoft Sustainability Calculator que analiza las emisiones estimadas desde los servicios de Azure a través de un tablero de Power BI. Esto ayuda a los clientes a entender el impacto de carbono de sus cargas de trabajo en la nube, descubrir los beneficios potenciales de migrar por completo a Azure, y asistirlos en reportar su huella de carbono para servicios de TI para las emisiones del ámbito 3 que por lo general son difíciles de rastrear.

Daremos seguimiento a esto con nuevas soluciones y ofertas que vayan más allá, incluido brindar información de valor a través de los ámbitos 1, 2 y 3 y la circularidad de materiales relacionada con todos los servicios de Microsoft Azure. También vamos a brindar una mayor transparencia en el desempeño de carbono de Teams, Edge y otros servicios y soluciones. Este trabajo se basa en metodologías basadas en la ciencia y en la transparencia del desempeño ambiental de nuestra infraestructura de nube y cadena de suministro.

También lanzamos una nueva solución de emparejamiento 24×7 con Vattenfall – un enfoque primero en su tipo que da a los clientes la capacidad de elegir la energía verde que quieran y garantizar que su consumo iguala esa meta a través del uso de Azure IoT. Este nuevo nivel de transparencia puede habilitar a los usuarios a ajustar sus operaciones de negocios para ajustar mejor la disponibilidad de la energía verde que prefieran, para disminuir aún más su huella de carbono.

También estamos comprometidos en perseguir nuevas asociaciones con nuestros clientes para afrontar la reducción de carbono. Esto incluirá la innovación conjunta con clientes y socios para desarrollar soluciones bajas en carbono, como lo hemos hecho con L&T Technology Services, ABB, y Johnson Controls para soluciones sustentables de edificios inteligentes capaces de reducir el consumo de energía hasta en un 40 por ciento; integrar sustentabilidad en nuestras alianzas estratégicas como lo hicimos por primera vez con AT&T y NTT; impulsar colaboraciones y coaliciones a través de la industria para desarrollar nuevos estándares y herramientas.

La importancia y complejidad de la tarea que tenemos por delante es increíble y requerirá contribuciones de cada persona y organización en el planeta. Es por eso que estamos comprometidos en continuar el trabajo con todos nuestros clientes, incluidos aquellos en los negocios del petróleo y el gas, para ayudarles a cumplir con las demandas actuales de los negocios a la vez que innovamos en conjunto para alcanzar las necesidades de los negocios de un futuro de carbono neto nulo. La mejora continua en los estándares de vivir alrededor del mundo requerirá más energía, no menos. Es imperativo que permitamos a las compañías de energía hacer la transición, incluida hacia la energía renovable y al desarrollo y uso de tecnologías de emisión negativa como la captura y almacenamiento de carbono y la captura directa de aire. Todo esto debe ser reunido para conseguir el crecimiento en necesidades de energía de una economía global en expansión.

Garantizar una transparencia efectiva

Cuando se trata de la reducción de carbono, el progreso real requiere una transparencia real. Como lo hacemos hoy, Microsoft continuará revelando la huella de carbono de nuestros servicios y soluciones. Vamos a apoyar fuertes estándares de toda la industria para la transparencia y reporte de emisiones y eliminación de carbono y también los aplicaremos en nosotros.

Hoy, también firmamos el 1.5-degree Business Ambition Pledge de las Naciones Unidas, y esperamos que muchas otras compañías también se unan. Vamos a dar seguimiento de manera pública a nuestro progreso en nuestro Reporte Anual de Sustentabilidad Ambiental.

Utilizar nuestra voz sobre problemas de políticas públicas relacionadas con carbono

También utilizaremos nuestra voz para defender cuatro problemas de políticas públicas que pensamos pueden hacer progresar todos los esfuerzos de carbono del mundo:

La necesidad de expandir los esfuerzos de investigación básica y aplicada en carbono, financiados por gobiernos, y reorientarlos hacia resultados específicos y una colaboración mejorada entre fronteras para desarrollar las tecnologías innovadoras necesarias para conseguir emisiones netas nulas globales.
La eliminación de barreras regulatorias que ayuden a catalizar a los mercados para habilitar una escala más rápida de las tecnologías de reducción de carbono.
El uso de mecanismos de comercialización y de fijación de precios para que las personas y los negocios puedan tomar decisiones más informadas referentes al carbono.
El impulse a los clientes a través de transparencia basada en estándares universales para informar a los compradores sobre el contenido de carbono de bienes y servicios.

Enlistar a nuestros empleados

Por último, vamos a capitalizar en la energía e intelecto de nuestros empleados al invitarlos y motivarlos a participar en nuestros esfuerzos de reducción y eliminación de carbono. Como lo hemos encontrado con los esfuerzos de accesibilidad de Microsoft, creemos que la sustentabilidad es una causa que no solo es importante para nuestros empleados, sino un área en la que pueden generar información valiosa e innovación a través de la compañía.

Vamos a crear más oportunidades para nuestros empleados para que se involucren de manera más activa, tanto en actividades de la empresa como en el trabajo de nuestros equipos individuales. Hoy lanzamos un sitio interno expandido donde nuestros empleados pueden aprender más. Cada año este trabajo culminará durante nuestro evento de hackathon anual de una semana de duración que incluirá un foco y llamado específicos para propuestas sobre la reducción y eliminación de carbono.

La siguiente meta ambiciosa del mundo

Reducir el carbono es donde el mundo necesita ir, y reconocemos que es lo que nuestros clientes y empleados nos piden hacer. Esta es una apuesta ambiciosa para Microsoft. Y necesitará serlo para todo el mundo.

No será fácil para Microsoft ser negativo en carbono para 2030. Pero creemos que es la meta correcta. Y con el compromiso correcto, es una meta alcanzable. Vamos a necesitar seguir con el aprendizaje y la adaptación, tanto por separado e incluso más importante, en colaboración cercana con otros alrededor del mundo. Creemos que lanzamos esta iniciativa hoy con un plan bien desarrollado y una clara línea de visión, pero tenemos problemas por resolver y tecnologías que necesitan inventarse. Es momento de ponerse a trabajar.