¿Qué es el turismo sustentable?

que es el turismo sustentable

Una especialista explica qué se entiende por turismo sustentable y qué medidas se deberían de tomar para estar a un gran nivel internacional en esa área.

Maestría en Responsabilidad Social

Cuidar el lugar donde se va a vacacionar, respetar el patrimonio de las diversas civilizaciones y promover la comprensión entre los diferentes pueblos existentes, son algunas de las principales actividades de lo que se entiende por Turismo Sustentable. De hecho, la Organización Mundial del Turismo decidió que este 2017 sea el año designado especialmente para promocionar el Turismo Sustentable. Pero, en términos prácticos ¿a qué se refiere este concepto?

“La relación del turismo-medio ambiente ha venido en decadencia, debido a que muchas veces priman los intereses económicos por sobre la protección de éste y se alteran los recursos naturales de los lugares en los que se establecen estas actividades turísticas. Por el afán de desarrollar actividades económicas, se mira al turismo como una alternativa sin considerar el concepto de sustentabilidad. Por ejemplo, a los lagos o las playas muchas veces se les recorta espacio para construir edificios o casas, o a las montañas se les roba espacio para instalar centros de esquí”, explica la jefe de carrera de Ingeniería en Gestión Turística de la Universidad del Pacífico, María Teresa Cagalj.

“El turismo tiene aspectos positivos y negativos, ya que es una de las industrias más grandes del mundo y, a la vez, es una de las que más dañan el medio ambiente. Por lo tanto, es muy importante generar conciencia turística y generar trabajos colaborativos para invadir lo menos posible la naturaleza, sobre todo cuando realizamos actividades como el Turismo Aventura, Eco turismo, etc. Si no tenemos políticas claras, corremos el riesgo de sobreexplotar los recursos turísticos, destruir el paisaje y alterar los ecosistemas”, advierte la experta.

Son muchos los aspectos que contiene el concepto de turismo sustentable, entre ellos está el uso eficiente de los recursos naturales de cada zona. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el consumo de agua por turista puede ser entre 3 y 15 veces mayor que el de la población residente en el lugar de destino.

“Entre los efectos negativos del turismo se encuentran el incremento del consumo de suelo, agua y energía, la destrucción de paisajes al crear nuevas infraestructuras y edificios, el aumento de la producción de residuos y aguas residuales, la alteración de los ecosistemas, la introducción de especies exóticas de animales y plantas, la inducción de flujos de población hacia las zonas de concentración turística, la pérdida de valores tradicionales y de la diversidad cultural, el aumento de la prostitución (turismo sexual), el tráfico de drogas y las mafias, más incendios forestales y un aumento de los precios que afecta a la población local, que a veces pierde la propiedad de tierras, casas, comercios y servicios”, describe la académica de la U. del Pacífico.

Fuente: Economía Hoy