¿Qué representa la responsabilidad social en México?

responsabilidad social en mexico que representa

Hablar de Responsabilidad Social en México puede significar una importante gama de matices según el público que reciba el mensaje.

Maestría en Responsabilidad Social

Las personas que se encuentran en países con alto desarrollo pueden percibirla como un importante reto que incluye la utilización de energías renovables, el cuidado y conservación de especies, la tecnología que permita crear nuevas oportunidades, entre otros. Sin embargo es un tema que se encuentra ya presente en su día a día de alguna manera.

En los países en crecimiento, a diferencia, el tema no está completamente permeado entre la población, ya que puede ser percibido de manera incompleta o como una estrategia de autopromoción de las empresas que lo implementan.

La responsabilidad social es mucho más que eso, es una disciplina en la que intervienen disciplinas diversas y amplias. No se centra tampoco en la filantropía, ni en un evento anual en el que se diga lo bueno que sucede en las empresas. Responde a una estrategia integral de negocios, en donde interactúan tres elementos centrales para que pueda ser considerada como tal: personas, planeta e ingresos económicos.

Gran parte de los retos que tienen los países en desarrollo, tiene que ver con la comunicación efectiva de lo que se realiza al interior de las empresas, sin importar el tamaño que tengan. Es también imperante la concientización de los públicos, haciendo énfasis en diferenciar los mensajes de acuerdo a la audiencia que los recibirá. Por ejemplo, no podemos hablar igual a una persona de 55 años que vive en una comunidad rural, que a una de 18 años que vive en una gran ciudad. La comunicación es clave para lograr que las personas comiencen a pensar de forma más integrada e importante a la Responsabilidad Social.

Por otra parte, y derivadas de los retos, hay una serie de oportunidades que están ahí para quien desee tomarlas, mucho tiene que ver con la creatividad e innovación, pero siempre teniendo claro qué es lo que buscamos lograr en las personas a las que nos dirigimos. México es un país donde las personas tienen ganas de ayudar y sumarse a proyectos interesantes que contribuyan a mejoras significativas, lo cual queda claro cada vez que algún desastre natural nos “obliga” a solidarizarnos y unirnos como país: los mexicanos responden.

Este ímpetu bien direccionado y con propuestas valiosas, puede representar una oportunidad para quienes buscan voluntarios o personas que orgánicamente, se sumen a la difusión de nuestras causas como empresa o como organización de la sociedad civil. Si ya hay empresas que tiene sus embajadores naturales para hablar de sus productos y defenderlos de cualquier detractor, ¿por qué no hacer lo mismo con las causas sociales, o ambientales? Es un terreno aún fértil en los países en desarrollo.

Los retos y oportunidades de la responsabilidad social, pueden ser conjuntados en una estrategia que responda a los objetivos generales de cualquier institución, pero requieren de un análisis profundo previo y de conocer nuestra realidad desde adentro, para de esta manera, comenzar a pensar en el futuro, planificar con bases sólidas e ir más allá del planteamiento de hacer una colecta en el mes de diciembre, o un día de reforestación al año que no tiene bien definida su razón de ser.

Como menciono anteriormente, esta no es exclusiva de organismos sin fines de lucro, ni de grandes empresas. Me atrevo a decir que resulta menos complicado aplicarla prácticamente en las pequeñas empresas o en las que están en un proceso de planeación antes de ver la luz, puesto que se tiene mejor control de los procesos y personas involucradas.

Además, de la tendencia a consumir productos locales, amigables con el ambiente y que sumen valor en toda su cadena de producción. Aprovecharlo y lograr una diferenciación, resultará importante, así como mantenerse siempre al tanto de lo que sucede, no solo a nuestro alrededor, sino también a nivel global. Es una tarea constante y fascinante.

Fuente: Mundo Ejecutivo