Salvando a las abejas con el Internet de las Cosas

Salvando a las abejas con el Internet de las Cosas: Recientemente hemos escuchado que la comunidad científica a nivel mundial muestra mayor preocupación por la desaparición de las abejas. Para entender la gravedad del asunto sólo basta pensar que además de producir miel, son las polinizadoras de 71 de las 100 especies de cultivos que proporcionan el 90% de los alimentos del mundo, de acuerdo con la FAO.

Salvando a las abejas con el Internet de las Cosas

Para darle visibilidad a esta problemática, en 2017 la ONU proclamó el 20 de mayo como el Día Mundial de las Abejas. Esto como un llamado a reconocer su papel como eslabón fundamental de la cadena alimenticia y como agentes que mantienen el equilibrio del planeta. No obstante, los pesticidas, los monocultivos, las enfermedades causadas por parásitos como el ácaro asiático Varroa, y el cambio climático están reduciendo entre 50 y 80% la población mundial de abejas, y que causa graves efectos agrícolas, económicos y ambientales, de acuerdo con científicos de la UNAM.

Doctorado en Innovación y Responsabilidad Social

Existen casos de cómo la tecnología ayuda a proteger a las abejas. Por ejemplo, Andreas Nickel, administrador de programas de ERP en SAP, desarrolló una solución de monitoreo de colmenas en Alemania que indica la cantidad de néctar que las abejas han recolectado y si el apicultor necesita tomar medidas que garanticen suficiente alimento en las colmenas durante la época de frío. Sin embargo, un sistema así resultaba poco factible a gran escala, por lo que Nickel construyó un modelo rentable que identifica colmenas a distancia y que emite una alerta a un celular o computadora cuando detecta amenazas – como falta de alimentos – si alguna colmena ha sufrido daños, si el área no es adecuada para la producción de miel o si las abejas simplemente se han movido.

“Este caso revela las posibilidades que brinda la tecnología para revertir las amenazas a nuestro planeta, como lo es la desaparición de las abejas. Los escenarios son infinitos, tanto en el cuidado del campo, producción de alimentos o el cuidado de especies en peligro de extinción. Este es nuestro propósito: ayudar a que el mundo funcione mejor” comentó Raquel Macias, directora de asuntos corporativos y responsabilidad social de SAP México.

Esta solución ha despertado curiosidad entre la comunidad científica alemana debido a que, al ser mucho más cambiantes las estaciones del año, los servicios meteorológicos podrían utilizar los datos que ofrecen los sistemas de IoT para localizar las colmenas que se encuentren en peligro. De igual forma, el intercambio de esa información entre instituciones podría proporcionar a los apicultores información clave sobre cómo podrían mejorar sus prácticas. Este ejemplo se puede replicar en diversos casos y situaciones que propicien que el mundo sea un lugar mejor.