Una mirada a la Unidad Hospitalaria COVID-19 Centro Banamex

Una mirada a la Unidad Hospitalaria COVID-19 Centro Banamex: La emergencia sanitaria está en constante evolución. Cada día hay nuevos contagios que exigen a los países adaptarse y prepararse para dar la atención necesaria para todos.

Una mirada a la Unidad Hospitalaria COVID-19 Centro Banamex

En el caso de la Ciudad de México, se logró en menos de tres semanas convertir un lugar emblemático de entretenimiento y de negocios como es el Centro Citibanamex, en la Unidad Hospitalaria COVID-19, habilitada para el tratamiento de pacientes con coronavirus a la disposición del Gobierno de la Ciudad de México y la Facultad de Medicina de la UNAM.

Maestría en Responsabilidad Social

Actualmente la unidad hospitalaria ya cuenta con pacientes recuperándose en sus instalaciones.

Se espera que en esta primera etapa 112 médicos generales, 52 especialistas y 447 enfermeros y enfermeras tengan este centro médico a su disposición para su heroica labor de salvar vidas durante esta pandemia.

Si hoy entráramos al Centro Citibanamex, donde hace algunos meses los mexicanos podían disfrutar de exposiciones y eventos en uno de los espacios más icónicos de la ciudad como el Complejo las Américas, el panorama se vería distinto. El centro se ha transformado en un hospital con la infraestructura necesaria para darle la atención adecuada a los pacientes y la seguridad y los recursos necesarios para los profesionales de la salud.

La amplitud del Centro Citibanamex permitió la adaptación de espacios a zonas de atención médica hospitalaria siguiendo recomendaciones y modelos internacionales aprovechando toda la infraestructura eléctrica, de iluminación, de conectividad y permitió la fácil adaptación de las necesidades de ingeniería sanitaria como ventilación y manejo de residuos biológicos.

Otra ventaja más es que permitió la distribución en tres espacios: uno de atención médica, otro de servicios generales y almacén, y un área limpia de comedor y descanso. Estos espacios tienen dos accesos bien diferenciados de tal manera que evitan el cruce con áreas potencialmente contaminadas, como sugieren guías internacionales.

Al entrar al área de atención de pacientes, podemos ver 234 camas de hospitalización y un módulo de terapia intermedia con 8 camas. Asimismo, podemos ver que cuentan con otros equipamientos médicos como:

  • Lavabos quirúrgicos
  • Monitoreo de ultrasonido pulmonar
  • Termómetros infrarrojos
  • Desfibriladores
  • Ventiladores mecánicos
  • Monitoreos de signos vitales
  • Cápsulas de aislamiento
  • Camas de traslado
  • Sillas de ruedas

Siguiendo con el recorrido podríamos encontrar otros espacios que son necesarios para la seguridad y trabajo de los profesionales de la salud. Se pueden ver áreas de descanso para personal de salud con camas, cada una en un módulo para proveer privacidad y descanso, un área de regaderas, un comedor, y una farmacia y almacenes donde los profesionales pueden tener acceso a insumos médicos.

En la parte de afuera se pueden encontrar tanques de oxigenación con una capacidad total de 35,000 galones. También en la infraestructura se cuentan con más de 11,000 metros de tubería de cobre para distribuirlo en las salas hospitalarias y 17,800 metros de cableado eléctrico con 4 plantas de emergencia.

Esta zona tiene prospectado crecer hasta tener una capacidad total de 120 camas para el personal médico, 256 equipos de cómputo y dos comedores donde se ofrecerán a personal y a pacientes más de 740,400 servicios de comida.

Gracias al trabajo colaborativo entre 16 fundaciones, la coordinación con la Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE), el Gobierno de la Ciudad de México y la Facultad de Medicina de la UNAM, la ciudad en tiempo récord está preparada para enfrentar la crisis sanitaria de manera segura y eficiente.